sábado, 5 de junio de 2010

EL BAR

Page copy protected against web site content infringement
 by Copyscape






S*OL PEREDA
El bar de siempre. La misma máquina tragaperras. El mismo jugador apostado en la máquina con un vaso de plástico lleno de monedas y con la frase escrita en la frente “el premio es mío”. Un camarero que no ha cumplido los 20 y demasiado ingenuo para atender una barra con clientes asiduos. Un cartel escrito a mano con letras mayúsculas: “Aquí no se permite la indigencia” y un cuadro enmarcado de no se sabe cuándo con el reclamo de “tenemos disponible una hoja de reclamaciones para el cliente que lo solicite”. ¿Alguien se habría quejado en ese bar por emborracharse? ¿o quizás por el ruido estúpido de la máquina tragaperras o quizás el tintineo de las monedas? Quizás los vasos donde me servían el alcohol no estaban muy limpios, pero estaba seguro de que el alcohol purificaba el vaso y mataba todos los gérmenes.
Pues yo "Solicito", "Reclamo" en este momento que no me sirvas la maldita copa que estoy a punto de pedir, pero por algún motivo he vuelto a engañarme a mí mismo diciéndome que si me tomo ese trago que ya no volveré a caer, pero he tenido un mal día y que me ayudará a relajarme. Si en la asociación de alcohólicos anónimos supieran dónde me encuentro sentado en este momento, se avergonzarían de mí. Yo me avergonzaba de mí en ese momento, pero lo necesitaba.
Tengo un traje nuevo, un puesto de trabajo al que no he ido hoy. Llamé y les dije que me encontraba mal. Mi mujer se cansó de mis promesas y yo, yo no supe en qué momento me hundí en este vicio, donde hoy de nuevo estoy sentado. En mi mismo asiento y viendo las mismas caras de siempre.
Quiero llamar a mi mujer… pero no me atrevo. Ya no es mi mujer. Necesito esa copa de brandy ahora más que nunca. Pero no quiero que venga el camarero. Es poco avispado y aún no se ha percatado de mi presencia…

 ARANTZA
 Como si alguien hubiera escuchado mis plegarias en el infierno, un resorte en la cabeza del camarero la hace girar hacia mi de tal modo que no parece humano. Esta espeluznante "señal" me deja tan desconcertado que solo atino a pedir un trago ( no sé si lo he hecho por "inspiración divina" o tan solo por costumbre).Con una caída de ojos, acompañado de una muy leve inclinación de la cabeza, me confirma que he saltado al abismo que coloqué hace un mes, catorce días, seis horas y...mmmm...tres minutos. Ya no tengo tantas ganas de llamarla. Y a medida que veo al  chaval avanzando en la disposición de mi copa noto como todas las ganas huyen.
No recuerdo ninguna vez que un vaso me pareciera tan misterioso, tan sentenciador....e incluso lascivo. Este alcohol es un vómito a mi nueva feliz existencia. Un ácido que corroerá hasta los huesos este nuevo hombre en el que he resurgido.
Aunque ahora me doy cuenta que en realidad tampoco me ha caído bien en ningún momento. Este nuevo tipo que se hace llamar "yo" se supone que le conocí durante muchos años, pero ahora no es más que un extraño, por cierto poco interesante....Y a medida que me llegan los vapores del brandy estoy más persuadido de ello.
Este razonamiento no me distrae lo suficiente como para no percibir que, a pesar de la convicción, mi cuerpo recela y la mano se muestra temblorosa y titubeante. Pero es mi destino.
Lo tengo tan cerca de la boca que noto como asciende el calor hasta envolver mis labios...una amarga sensación me apremia a consumar el maldito acto.
¿Mm?... Esa risa... Esa voz... ¡La reconozco!
Dejo inmediatamente el vaso, lo más alejado posible de mi,  intentando guardar la compostura y me giro lentamente. Ahí está, Marcos, un compañero de la terapia. Y no cualquier compañero, sino el más ejemplar. Veinte años sin beber demostrados. La prueba de que se puede ¡Menos mal que aún no me ha visto!
¿Qué hace allí? ¿Será esta otra señal para no cometer un error irreparable? ¿Un enviado para asumir el papel de voluntad que no me queda? ¿Está el misticismo intentando volverme loco o...simplemente ya estoy loco?

LUIS VAQUERO
Pido  una Cocacola al camarero discretamente, y escondo la copa de brandy en el pequeño estante paralelo,  que hay,  justo bajo la barra, así mientras decido que hacer, gano tiempo,  y  si me ve Marcos y vienese hacia aquí,  la puedo tapar con mi cuerpo.
 Me están dando ganas de mezclar el brandy y la Cocacola, sola,  se me introducen sus vapores por la nariz y además me sabe a medicina y me enfría el estómago de un modo desagradable, pero no lo hago.
 Tomo un periódico y me pongo a leer las páginas de economía, me parecen las de “econosuya” dado lo alarmante de mis saldos, y observo disimuladamente a Marcos, que dialoga con una mujer de su edad, en un tono muy familiar y distendido
Ya metido en las páginas de deportes , enterándome de destituciones de entrenadores y otros pormenores, me sorprende el escandaloso ruido, justo detrás de mí,  de una catarata de monedas y diversas músicas y sirenas que emite la máquina tragaperras.
Toda la clientela , incluido  Marcos y su acompañante,  miran hacia donde estoy yo y la tragaperras, con lo cual, comentan, sonríen y se acercan, me presenta a la atractiva señora, que luce un bonito vestido de seda estampado, y  que viene siendo su hermana, veo que no me hace ascos, más bien aprieta su pubis contra mi rodilla, al darme los dos besos de rigor, mientras yo, incómodo con la situación,  por no me levantarme de mi banqueta de la barra, no vaya ser que me vean la copa, y le dice que soy compañero de terapia.
  Después de una pequeña conversación,  habitual en estos casos, la hermana, me felicita por mi éxito en Alcohólicos Anónimos,  se dedica a desoxidarme el alma,  propone ir a picar algo a una terraza y pide la cuenta al camarero.
- ¿Le cobro todo junto?
- Sí, por favor, dos aguas minerales y la Cocacola del señor
- No deja, yo invito.
- ¿Y la copa de brandy que le serví antes al señor y no veo por ninguna  parte?

10 comentarios:

luis ... dijo...

aqui os dejamos un nuevo relato

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola!
Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Catherine

Nana dijo...

Hola, he leido tu historia es muy buena, mi cuenta es la de lapicesdecolores-love... ya sabes el resto, espero que te pases por la mia, mis historias no son tan largas ni tan interesantes como las tuyas pero me gustaria que dieras tu opinión, gracias por todo.

gaviota dijo...

me gusta lo que lei me sumergi en tus palabras y no quise salir besitos gaviota

Darío Levin dijo...

Intenso! me gustó el relato. El primero que leo y me atrapó. Seguiré recorriendo el blog, y llenándome de tu imaginación
saludos!!

Marina-Emer dijo...

muy buena la historia
feliz tarde del jueves
un abrazo
Marina

Marina-Emer dijo...

muy buena la historia
feliz tarde del jueves
un abrazo
Marina

cuarta dijo...

http://maruiturria.blogspot.com
http://maruiturria.blogspot.com
http://maruiturria.blogspot.com

carlos de la parra dijo...

Solo le quedaba la audaz salida de decir:"siempre pido un whiskey y me abstengo de tomarlo", o la del gran periodista Manuel Buendía que dijo al entrar a una cantina después de un mes abstemio: "No me dejaré vencer por mi fuerza de voluntad".
El toque mágico de éste relato fué el recargón de pubis en la rodilla.Promete.

Amapola Azzul dijo...

Impactada, pero solo comentar.

Besos.